CARLOS ALVARADO

 Mi Mejor Adoracion

Mi mejor  adoración, es entregarte todo mi corazón 

y rendirte mi vida,  sin reservas Señor,

es entregarte todo… mi corazón. 

No quiero tener, un encuentro emocional, 

quiero encontrarme contigo 

y verte Señor, sentado en majestad 

toma mi corazón, quiero cambiar 

Mi mejor  adoración, es entregarte todo mi corazón 

y rendirte mi vida,  sin reservas Señor,

es entregarte todo mi corazón. 

es entregarte todo mi corazón, 

yo te entrego todo mi corazón.

Todo remedio

“Todo remedio”

Todo rendido anhelo estar,
Todo rendido, Señor, a ti.
Todo en tu altar rendido ya está,
Me redimiste ya, me entrego a ti.

Todo rendido a ti estoy,
Pues tú me has dado la salvación.
Mi vida y tiempo doy con grande gozo hoy;
Tuyo por siempre soy, me entrego a ti.

Todo rendido al que me dio
Tanta riqueza, tan gran perdón.
Mi oro y plata a ti quiero entregar aquí,
Pues me compraste, sí, con tu amor.

Todo rendido, soy tuyo hoy,
Completamente me entrego a ti.
No yo, mas Cristo en mí, ten tu morada aquí,
Vive tu vida en mí, Cristo Jesús.

Un sacrificio vivo

“Un sacrificio vivo”

Has buscado la paz y divino solaz,
Y deseas que crezca tu fe.
Pero te es menester alma y cuerpo traer
Al altar, cual ofrenda a tu Rey.

Coro
¿Te has puesto en el santo altar de tu  Dios?
¿Te has entregado al Señor?
Solo así tú tendrás su descanso y solaz,
Y sus ricas delicias de amor.

Para andar con Jesús y gozarte en la luz,
Y vivir libre de la maldad;
Lleva presto al altar para sacrificar
Lo que tengas a su voluntad.

No podemos saber, ni por gracia tener
La dulzura de su bendición,
De colmarnos de amor del bendito Señor,
Sin rendirnos en consagración.

Satisfecho estarás, paz y gozo tendrás,
Un amor cual las ondas del mar;
Y verás lo que es el sentarte a sus pies
Cuando traigas tu todo al altar.

 

Que mi vida entera este

“Que mi vida entera este”

Que mi vida entera esté
Consagrada a ti, Señor;
Que a mis manos pueda guiar
El impulso de tu amor.

Coro
Lávame en tu sangre, Salvador;
Límpiame de toda mi maldad.
Traigo a ti mi vida para ser, Señor,
Tuya por la eternidad.

Que mis pies tan solo en pos
De lo santo puedan ir,
Y que a ti, Señor, mi voz
Se complazca en bendecir.

Que mi tiempo todo esté
Consagrado a tu loor.
Que mis labios, al hablar,
Hablen solo de tu amor.

Toma, oh Dios, mi voluntad,
Y hazla tuya, nada más.
Toma, sí, mi corazón,
Por tu trono lo tendrás.

Toma tú mi amor, que hoy
A tus pies vengo a poner.
Toma todo lo que soy,
Todo tuyo quiero ser.

 

Pies Divino

“Pies divinos”

Pies divinos, pies divinos, pies divinos;
Pies divinos, pies divinos de Jesús,
:] Que en la cumbre del Calvario
Los clavaron en la cruz. [:

Pies divinos, pies divinos, pies divinos;
Pies divinos, pies divinos, del Señor,
:] Que anduvieron por Judea
Derramando paz y amor. [:

Vedles fríos y desnudos por los campos,
Caminando, caminando, sin cesar;
:] Por las cumbres, por los valles,
Por la orilla de la mar. [:

Van llevando por Judea la semilla
Del bendito Evangelio del amor;
:] Y calmando del enfermo
Las tristezas y el dolor. [:

¡Cuán hermosos y cuán santos, cuán benditos,
De Jesús el Nazareno son los pies!
:] Oh, yo quiero que a la tierra
Vengan pronto otra vez! [:

Pies divinos, pies divinos, pies sangrantes,
Horadados por mi culpa sin igual;
:] Nos librasteis del pecado
Y del juicio eternal. [:

Mi vida di por ti

“Mi vida di por ti”

Mi vida di por ti, mi sangre derramé.
Por ti inmolado fui, por gracia te salvé.
Por ti, por ti inmolado fui,
¿Y, tú, qué das por mí?
Por ti, por ti inmolado fui,
¿Y, tú, qué das por mí?

Mi celestial mansión, mi trono de esplendor,
Dejé por rescatar al mundo pecador.
Sí, todo yo dejé por ti,
¿Qué dejas tú por mí?
Sí, todo yo dejé por ti,
¿Qué dejas tú por mí?

Reproches, aflicción y angustias yo sufrí,
La copa amarga fue que yo por ti bebí.
Reproches yo por ti sufrí.
¿Qué sufres tú por mí?
Reproches yo por ti sufrí.
¿Qué sufres tú por mí?

De mi celeste hogar te traigo el rico don
Del Padre, Dios de amor, la plena salvación.
Mi don de amor te traigo a ti.
¿Qué ofreces tú por mí?
Mi don de amor te traigo a ti.
¿Qué ofreces tú por mí?

 

Hubo quien por mis culpas

“Hubo quien por mis culpas”

Hubo quien por mis culpas muriera en la cruz,
Aun indigno y vil como soy;
Soy feliz, pues su sangre vertió mi Jesús,
Y con ella mis culpas borró.

Coro
Mis pecados llevó en la cruz, do murió
El sublime, el tierno Jesús.
Los desprecios sufrió, y mi alma salvó.
Él cambió mis tinieblas en luz.

Él es tierno y amante cual nadie lo fue,
Pues convierte al infiel corazón;
Y por esa paciencia y ternura, yo sé,
Que soy libre de condenación.

Es mi anhelo constante a Cristo seguir,
Mi camino su ejemplo marcó;
Y por darme la vida él quiso morir,
En la cruz mi pecado clavó.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.